Get started with Drupal 7


Actualizar de Ubuntu 13.04 a Ubuntu 13.10 sin formatear

Algunos seguidores de mi canal de YouTube me han preguntado cómo actualizar desde Ubuntu 13.04 a Ubuntu 13.10 sin perder ningún tipo de archivo o programa. Se que muchos usuarios ya habéis visto el tutorial de cómo instalar Ubuntu 13.10 junto a Windows 8 pero queréis un tutorial más especifico para aquellos que ya tienen instalado Ubuntu 13.04 y tan sólo quieren hacer un "update".
Hoy voy a compartir un tutorial muy sencillo para todos aquellos que quieran actualizar a Ubuntu 13.10 sin perder los programas instalados, los documentos que hayamos creado, etc. Este tutorial es fantástico para aquellos usuarios que no tengan la partición /home separada de la partición raíz ya que siguiendo este tutorial, no perderéis ningún tipo de documento, imágenes, vídeos, etc que ya tengáis dentro de vuestros ordenador.

Actualizar de Ubuntu 13.04 a Ubuntu 13.10 sin formatear, actualizar a ubuntu 13.10
Se que para muchos es bastante engorroso realizar una copia de seguridad de todo vuestro disco duro, y si aun no habéis separado la partición /home de la partición raiz, este es el único tutorial que podéis seguir para actualizar a Ubuntu 13.10 sin perder ningún tipo de archivo.
Lo que vamos a hacer es realizar una actualización desde el mismo Ubuntu 13.04 a Ubuntu 13.10. Para ello, abrimos el gestor de actualizaciones de Ubuntu y comprobamos si tenemos nuevas actualizaciones. En caso de tener nuevas actualizaciones, damos a instalar. Una vez instaladas, Ubuntu 13.04 nos informará de que tenemos disponible una nueva versión de Ubuntu y si queremos actualizar. Tan sólo tenemos que dar a instalar. ¿Sencillo no?
En este paso algunos usuarios podrían tener problemas. ¿Qué pasa si no me aparece una nueva versión de Ubuntu disponible? Tenemos que volver a dar sobre el gestor de actualizaciones de Ubuntu, dar a configuración y elegir el servidor principal. Además, si usamos una versión LTS tenemos que indicar que nos busque versiones normales.
Una vez que tengáis solucionado este problema, la instalación es muy sencilla y tan sólo tendremos que elegir entre dos opciones. O mantener los paquetes obsoletos o eliminarlos. Lo mejor es dar a eliminar ya que dichos paquetes ya no funcionan en la nueva versión de Ubuntu y lo único que van a hacer es ocupar espacio.
Pero si esta instalación es tan sencilla, ¿por qué no es la más recomendable?. A mí me gusta realizar instalaciones limpias por diversos motivos. Por ejemplo, si estamos usando Ubuntu 12.10, si actualizamos de esta manera, primero se actualizará a Ubuntu 13.04 y luego a Ubuntu 13.10. Por tanto, el proceso es bastante largo ya que lo tenemos que repetir dos veces.
Ubuntu se encargará de desactivar repositorios que hayamos añadido nosotros manualmente para que no causen ningún tipo de conflicto con la nueva versión de Ubuntu. El problema es que quizás tengamos programas instados que no funcionen de manera correcta con la nueva versión de Ubuntu por lo que es más recomendable realizar una instalción limpia de Ubuntu y así eliminar todos los programas que hayamos instalado manualmente.
La última razón por la que no me gusta actualizar de esta manera, es que el proceso es bastante largo. Primero se tiene que descargar la nueva versión de Ubuntu, después nos desactiva los repositorios. Posteriormente Ubuntu tiene que comprobar que dependencias tenemos instaladas y comparar dichas dependencias para que funcionen con la nueva versión de Ubuntu. Una vez que ha realizado estos pasos, muchos paquetes ya  no servirán porque se han quedado obsoletos o han sido sustituidos por paquetes nuevos (imaginaros un salto entre Gnome 2 y Gnome 3). Ubuntu tendrá que eliminar todos esos paquetes para que no nos ocupen demasiado espacio.
Por lo demás, la instalación es mucho más sencilla que una instalación manual ya que es muy parecido a realizar una "update" de Ubuntu.
Yo este tipo de actualizaciones las recomiendo en los siguientes casos:
  1. No tengamos separada la partición /home de la partición raiz
  2. Nos parezca muy complicada la instalación limpia y tengamos miedo de romper algo
  3. No queremos perder los programas y la configuración de estos
Aun así, ya os digo que tarde o temprano tendréis que separar la partición /home de la raíz, ya que es mucho más cómodo y seguro. Imaginaros por un momento que el sistema operativo se vuelve inestable y no se puede volver a encender. ¿Cómo vais a recuperar vuestros archivos? Se que se puede hacer desde el dvd live, pero ¿no es más cómodo tener una partición destinada  esos archivos?. Un saludo

0 comentarios:

Publicar un comentario